El arte del enfado

De todos es bien sabido que el arte y la política han ido cogidos de la mano a lo largo de la historia. Para bien o para mal y en un sentido bidireccional. Unos adquirieron un dominio de la imagen y la forma para seducir a las masas -no nos olvidemos de los carteles de propaganda comunista que hoy en día gozan de un simbolismo artístico-histórico inmenso- pero, ¿y el otro lado?. Sigue leyendo