Tutankamon y el superglue

250px-tutmask

Ayer salió a la luz esta noticia que ha corrido como la pólvora por todo el mundo: La máscara dorada de Tutankamon, restaurada con “superglue”. Obviamente me quedé perpleja ya que es una de las piezas más representativas que posee el Museo del Cairo y no podía entender cómo se les había ocurrido semejante locura a los restauradores. Después de tomar un poco de valor, decidí leer la noticia entera y me di cuenta de que en todos lados cuecen habas: ¡no había sido un restaurador! Claro, por supuesto… Sigue leyendo

Un expositor publicitario de Biodramina único

A veces te llegan piezas especiales, muy diferentes y que terminan por resultar un auténtico reto. Hace poco más de dos meses, la Fundación Uriach se puso en contacto conmigo para que les restaurase un expositor de Biodramina de los años 60; un pequeño pedacito de la historia farmacéutica de nuestro país. Cuando pude observarla con atención la primera vez, ya me di cuenta de que no sería un trabajo fácil, pero tengo que decir que ha sido un verdadero placer poder intervenirla. Sigue leyendo

Arrancamos el año

En primer lugar os quiero desear un feliz 2014 a todos, lleno de alegrías y ¡mucho arte!. Yo lo empiezo un poco reivindicativa (ya viene siendo algo normal en este blog) pero también con alguna buena noticia. Como no me decidía sobre cual hablar primero, voy a escribir un poco de todas. Una de cal y otra de arena, que ¡no todo es malo en nuestra profesión! Empecemos, pues. Sigue leyendo

Manifiesto sobre el Ecce Homo

La Asociación de Restauradores – Conservadores de Catalunya (ARCC) nos ha hecho llegar, a todos los socios, un manifiesto que se redactó en referencia a lo sucedido este pasado verano en Borja. Lo firman todas las asociaciones profesionales españolas y en él se pone acento al descontrol que sufre nuestra profesión.

Remarcan la urgente necesidad de un cambio de mentalidad por parte, no solo de los custodios del patrimonio, sino del pueblo en general. Obviamente, la burla generalizada de este suceso, no ha hecho más que poner en evidencia ese desconocimiento que tiene la población de nuestra profesión y de la gravedad de este hecho.

Os recomiendo que lo leáis sobretodo si no sois restauradores y sobretodo que le deis la difusión que se merece. Es breve, conciso, está en castellano y da una visión muy exacta de la impotencia que sentimos muchas veces. Lo podéis ver AQUÍ.