El Hiperrealismo que conmueve no sólo pertenece a la pintura

Cuando hablamos de Hiperrealismo, lo primero que nos viene a la cabeza son un puñado de imágenes bidimensionales que confundimos con fotografías. Pero hay una disciplina artística en la que el Hiperrealismo se hace más escalofriante, quizás por lo acostumbrados que estamos a ver obras clásicas, de formas sutiles en mármol blanco impoluto. Si hay un artista que merece una mención cuando hablamos de esta corriente artística, ese es Ron Mueck. Sigue leyendo

El Google Art Project amplía fronteras

Hace un par de días leíamos que Botticelli y Van Gogh entraban a formar parte del conocido como Google Art Project. Para los que no lo conozcáis aún, es una especie de base de datos visual, donde se pueden observar grandes obras de la historia del arte mundial, en alta resolución, desde cualquier ordenador con conexión a internet. Ya son más de 30.000 piezas procedentes de más de 151 instituciones en 40 países diferentes. Sigue leyendo

La catedral entre reinos

Si el pasado sábado no pudisteis ver el reportaje de Informe Semanal sobre la catedral de Tarazona (lo entendemos, es carnaval!), os dejamos el enlace en esta entrada.

Se emitieron unas imágenes preciosas del interior y nos contaron su historia de la mano del arquitecto que diseñó el plan director, arqueólogos, historiadores y restauradores. Os animamos a verlo y esperamos que lo disfrutéis!

Tenemos una profesión polémica

Hoy os presentamos esta entrada a modo de reflexión. Esta misma mañana nos hemos encontrado con uno de esos típicos casos que se dan tan frecuentemente en nuestra profesión y que muestra, con claridad, que no todo es blanco o negro en la restauración. Todo ha venido a raíz del proceso de limpieza que estamos realizando en uno de nuestros proyectos y que hemos relacionado con un artículo que se publicó, hace escasos días, sobre la callada polémica en el Louvre por la restauración de un Leonardo. Finalmente, hemos concluido que, la nuestra, es una profesión polémica. Sigue leyendo

El Thyssen desde tu sofá

La red nos abre las puertas al mundo. Podemos escuchar toda la música que queramos, tantas veces como queramos sin tener que grabarlas directamente de la radio -como en los viejos tiempos-, seguir las noticias prácticamente al minuto, hacer que un libro de 500 páginas pese a penas unos gramos e, incluso, visitar un museo cómodamente desde el sofá de nuestra casa. Éste es el caso del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, una de las pinacotecas más importantes del mundo que abre sus puertas 24 horas al día en su web, para deleite de los amantes del (buen) arte. Nos encontramos con una de las visitas virtuales más completas de la red. Dividida por plantas y por salas, se puede escuchar una explicación completísima -en varios idiomas- de lo que estamos viendo en la pantalla, igual que si paseásemos por el museo audio-guía en mano.

Lo que es indiscutible es que nada puede sustituir la sensación de ver estas obras maestras en vivo y en directo, pero lo cierto es que, poder visitarlo tantas veces como uno quiera o simplemente observar tranquilamente ese pieza que tanto te gusta, es un verdadero placer.

Tanto si ya lo habéis visitado en alguna ocasión como si es un destino pendiente en vuestras agendas, no os podéis perder la visita virtual de la colección en éste enlace. Esperamos que lo disfrutéis tanto como nosotras!

Mapa interactivo del Románico Español

Volviendo a nuestra tierra, hoy os queremos recomendar una página muy interesante para los amantes del arte románico. Se trata de un mapa interactivo que recoge todos los emplazamientos donde podemos encontrarnos con alguno de los monumentos del Románico Español.

La página en cuestión, es mantenida por un médico aragonés que se declara un apasionado de éste arte tan nuestro. Tiene amplias referencias, en detalle, en las que podemos descubrir rincones maravillosos y construcciones poco conocidas. Aquí podéis visitarla.

Esperemos que la disfrutéis mucho aunque sólo sea por curiosidad!

Sigue leyendo

Puertas abiertas en el CRBMC

Hoy hemos asistido a la jornada de puertas abiertas del Centre de Restauració de Béns Mobles de Catalunya dentro de las actividades de su 30 aniversario. En la visita por sus entrañas, podremos entrar en la sala de Rayos X, donde tienen una de las máquinas más potentes de España con la que se puede radiografiar casi cualquier tipo de material, pasear por los almacenes, el archivo y el plató fotográfico y, por supuesto, entrar en cada uno de los talleres. Es aquí, al final de la visita, cuando podemos ver el fantástico trabajo que se realiza en el centro y hablar con los responsables de cada especialidad.

Tenéis otra oportunidad el próximo mes de marzo -encontraréis todos los datos en nuestra agenda– para poder disfrutar de esta pequeña gran oportunidad y profundizar un poco más en el fantástico mundo de la restauración del patrimonio.

Os animamos a asistir!

Bruegel, de un oscuro pasillo a el Museo del Prado

Dos años atrás, el director adjunto del Museo del Prado, visitaba la casa de una de las ramas de la familia Medinaceli. Su objetivo era otra pintura pero hubo una en particular que llamó su atención: parecía un Bruegel. Esta semana se ha puesto fin al viaje de El vino de la fiesta de San Martín que, durante siglos olvidada entre pasillos, lotes de herencias y restaurada en varias ocasiones por manos inexpertas, ahora colgará junto a sus semejantes en el Prado. Sigue leyendo

La restauración de la Catedral de Tarazona

La entrada de hoy es muy especial para mí. Primero porque habla de una de las restauraciones más largas que conozco y segundo porque trata de un lugar, que aunque lo he visto cientos de veces, nunca he podido entrar en él: La Catedral de Santa María de la Huerta en Tarazona. ¿El motivo? llevaba más de 30 años cerrado por peligro de derrumbamiento y este año -después de 22- se ha terminado su restauración.

Su historia

Esta pequeña ciudad a la vera del Moncayo y muy cerca del Monasterio cisterciense de Veruela -donde Bécquer escribió sus “Cartas desde mi celda”- tiene uno de los edificios más impresionantes que he visto. Empezó a construirse a mediados del S.XII, con estilo gótico, y se consagró el año 1232. Después de ser parcialmente destruída durante la llamada Guerra de los dos Pedros, en el S. XIV, se inició la reconstrucción de las naves en estilo gótico y mudéjar, incluyendo las capillas laterales, los lienzos exteriores, el cimborrio -gótico-mudéjar- y la torre, sin olvidar el tramo central del crucero que pertenece ya a la arquitectura renacentista.

Fue emplazada fuera de los muros de la ciudad medieval, dato que resulta curioso por su infrecuencia. Quizás fue así, debido al aprovechamiento de la localización de una antigua iglesia mozárabe, al otro lado del río. Alfonso I el Batallador, quien conquistó la ciudad, la denominó Iglesia de Nuestra Señora de la Hidria, aunque el pueblo le cambió el nombre a Nuestra Señora de la Huerta o de la Vega por su proximidad.

Tarazona se encontró en primera línea de la guerra provocada por Pedro I el Cruel y la Catedral fue tomada al asalto por su ubicación extramuros, destruyendo por completo el claustro y provocando graves daños en el conjunto del edificio que obligarían, tiempo después a cerrarla por peligro de derrumbamiento.

La Restauración

Como suele pasar en edificios de esta complejidad, a lo largo del tiempo se suceden reparaciones, ampliaciones y modificaciones por necesidades funcionales o cambios culturales, que buscan una nueva expresión y, muchas veces, dañan la estructura inintencionadamente.

Se comenzó el proceso con la documentación e inventariado del estado de las fábricas y bienes que se conservaban, tratándolos y protegiéndolos dentro de las capillas para que no fueran dañados durante las obras de restauración. Aquí se incluyen retablos, lienzos, esculturas y, sobretodo, el archivo y la biblioteca.

Los estudios estructurales previos a la intervención, permitieron descubrir el verdadero estado de la Seo: patologías por colapsos en la estructura, cambios ambientales y el envejecimiento de la materia constructiva que derivaron, con el paso del tiempo, en una enfermedad crónica del edificio. Este proceso previo fue fundamental para el descubrimiento de importantes decoraciones como el conjunto pictórico renacentista de la cabecera del templo y del tambor del cimborrio, las pinturas góticas en diferentes puntos de la girola y del altar mayor, pero sobretodo, el revestimiento de pintura inicial: líneas rojas sobre fondo blanco que simulaban un falso despiece de sillares.

Pero el mayor problema se encontró en el subsuelo, donde la humedad había debilitado los cimientos hasta el punto de convertir la Catedral, como se dice, en un “gigante con pies de barro”. Ésta, además, trepaba por los muros, dejando a su paso un gran problema con las sales que, al cristalizar en los poros de la piedra, abren la estructura y la debilitan. En estas prospecciones se descubrieron además una necrópolis tardo-romana, un edificio público de época bajo-imperial con mosaicos polícromos y los precedentes cristianos de la propia catedral. No sólo se han respetado, sino que se acondicionarán para que todo el mundo pueda disfrutarlos. Sin duda estos hallazgos enriquecen tanto la historia de la propia Catedral como la de Tarazona y, por ese motivo, no pueden perderse.

Obviamente, un edificio con tantos siglos a sus espaldas, también ha “sufrido” restauraciones anteriores a la actual que, de buena fe, intentaban poner remedio a las patologías que sufría. Como sucede la mayoría de veces, los criterios no eran los adecuados y la Seo sufrió, con ellas, graves mutilaciones a las que se les ha puesto solución con la restauración última. Así que, además de consolidar, reparar, restaurar y reintegrar lo conservado, también se ha tenido que “desrestaurar”. Esta tarea pudo llevarse a cabo gracias a las fotografías conservadas de principios del S.XX que permitieron saber cómo era con anterioridad. De este modo, se recuperó la sillería del coro -trasladada al claustro-, el trascoro del que sólo se conservan las partes polícromas y que fue desmontado en su momento, la decoración y los ventanales platerescos -desmontados en 1960- y las vidrieras de alabastro policromado del S.XVI.

Así es como luce hoy

Actualmente, aunque queda alguna intervención pendiente, ya puede visitarse casi en su totalidad. Por eso os animamos desde aquí a que planeéis una escapada porque realmente merece muchísimo la pena verla. De todos modos, queremos dejaros una pequeña muestra de lo que os encontraréis con estas imágenes. Disfrutadlas!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.